Desde tiempos remotos, las montañas han sido lugares mágicos y sagrados. Y desde que el alpinismo las conquistó también han supuesto un reto físico para poner a prueba los límites del ser humano. La pasión incontenible por descubrir lo inexplorado se sigue cobrando la vida de muchos montañeros cada año.