El pasado mes de octubre decidí insertar los anuncios publicitarios de google en algunas páginas de mis sitios web. Este ha sido el resultado: 

Recientemente Anibal ha sucumbido también a la tentación. Espero que le vaya mejor que a mí, porque con esto creo que no me merece mucho la pena.

Menos mal que mi plan de alojamiento es barato.