Aunque en el artículo 18.1 de la Constitución y en las leyes que lo desarrollan  se reconoce "el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen" el diferente tratamiento que dan las normas legales al asunto cuando se trata de personajes de proyección pública puede estar dando lugar a equívocos entre quienes no han recibido ni información ni formación adecuada sobre el asunto.

Para nuestro alumnado adolescente es difícil comprender la existencia del derecho a la propia imagen cuando a diario y por televisión ven expuesta sin el menor pudor la intimidad del famoseo en multitud de programas que viven precisamente de la explotación comercial de la imagen de otros.

El tema ha vuelto de nuevo al candelero de la actualidad esta misma semana a propósito de la denuncia de un padre contra Youtube por la publicación de un vídeo en el que aparece su hijo con discapacidad siendo objeto de burlas y vejaciones por parte de un grupo de jóvenes.

No sé si los manuales y programaciones didácticas de Educación para la Ciudadanía incluyen estos temas, pero parece oportuno que así sea ahora que tanto de habla de formación en valores y en competencias digitales.

El asunto requeriría un análisis más profundo desde el punto de vista educativo pero de momento aquí quedan estos consejos de la Asociación de Internautas para cuando alguien publica una foto tuya en Internet (o la difunde por cualquier otra vía sin tu consentimiento). Y de paso pensemos también en las fotos de nuestros alumnos que publicamos en la web del cole.

Vía: 20 Minutos