exposicionLa segunda fase del proceso selectivo consiste en la presentación oral ante el tribunal del programa de intervención previamente entregado y en la elaboración y exposición oral de una «unidad de actuación».

Esta unidad de trabajo estará relacionada con la programación presentada por el aspirante o elaborada a partir del temario oficial de la especialidad, a elección de éste. En el primero caso el aspirante elegirá el contenido de la unidad de trabajo de entre tres extraídas al azar por él mismo, de su propia programación. En el segundo caso, el aspirante elegirá el contenido de la unidad de trabajo de un tema de entre tres extraídos al azar por él mismo, del temario oficial de la especialidad.

El aspirante dispondrá de una hora para la preparación de la unidad, pudiendo utilizar el material que considere oportuno. Se dispondrá de un período máximo de una hora y treinta minutos para la defensa oral de la programación, la exposición de la unidad de trabajo y posterior debate ante el Tribunal.

Aspectos a tener en cuenta en la elaboración y exposición de la unidad de trabajo

Esta parte de la convocatoria es la más confusa y aunque se hacen algunas puntualizaciones sobre la singularidad del proceso en la especialidad de Psicología y Pedagogía no parecen suficientes y son muchas las confusiones generadas. 

En la especialidad de psicología y pedagogía se habla de programas de intervención -y no de programaciones didácticas–  y  ejes o unidades de actuación en lugar de unidades didácticas, pero son necesarios aún algunos cambios en la redacción para detallar más las diferencias entre una programación didáctica -cuya finalidad es el desarrollo de una serie de capacidades en el alumnado- y un plan de actuación de un departamento o un equipo de orientación cuya finalidad es bien distinta y no tiene las características propias de un proceso didáctico.

El concepto de unidad de trabajo no es utilizado habitualmente por los profesionales de la orientación y resulta difícil establecer un paralelismo con una unidad didáctica, principalmente porque el trabajo del estos no es un trabajo didáctico. Por ello, y a pesar de lo que diga la convocatoria, nuestros planes de trabajo no tienen contenidos entendidos como contenidos de aprendizaje sino actuaciones, actividades o tareas. 

Aclarar bien todo esto es esencial para no cometer después algunos errores bastante frecuentes.

Algunas orientaciones

1º Elegir como eje de la «unidad de actuación» áreas de trabajo del D.O. o del Equipo y no procesos de centro.  Un error habitual es programar, por ejemplo, la evaluación inicial de los alumnos en lugar de las tareas del D.O. en el asesoramiento y colaboración en la evaluación inicial de lso alumnos, cayendo en el vicio de planificar el trabajo de otros profesionales en lugar del nuestro propio.

2º Más que exponer cómo debería funcionar un centro educativo se deben diseñar las estrategias  programar las tareas que desde un DO o un Equipo de orientación se pueden llevar a cabo para conseguir ese estado ideal en el que pensamos. Y todo ello teniendo en cuenta el contexto, la situación de partida y nuestros propios recursos.

De lo contrario estaríamos cayendo en el mismo error que se achaca a aquellos aspirantes a profesor/a en las especialidades docentes que tienen muy claro lo que deben aprender sus alumnos pero que no aclaran cómo van a enseñárselo y a conseguir que lo aprendan.

3º No incluir como unidades de trabajo programas de tutoría o programas de actividades a realizar por los tutores con sus alumnos. Este tipo de actuaciones forman parte de otros proyectos y documentos del centro como el Plan de Acción Tutorial o el Proyecto Curricular y no del Plan Anual de Actividades del DO o del Equipo.
Lo que se debe programar es lo que el orientador va a hacer para apoyar y asesorar a los tutores y a otros profesores a la hora de llevar a cabo esas actividades, lo que va a hacer con los alumnos, etc

4º La unidad de trabajo debe contener todos los elementos que constituyen un plan:

  • Las necesidades que se deben atender
  • Los objetivos o resultados que se pretende conseguir
  • Las tareas o actividades concretas que se van a realizar aclarando cuándo, con quién, para quién y con qué recursos
  • Cómo cuándo y para qué se va a evaluar el trabajo programado y los resultados conseguidos, sin olvidar que la evaluación que hagamos ha de servir tanto para conprobar los logros conseguidos como para mejorar futuras intervenciones.

En este punto será necesario concretar de forma concisa los criterios o indicadores de evaluación para comprobar cada uno de los objetivos propuestos y los instrumentos y momentos con los que se recogerá información.

Algunos posibles ejes o unidades de actuación


ÁMBITO:    APOYO AL PLAN DE ACCIÓN TUTORIAL

  • Colaboración con la Jefatura de Estudios en la coordinación de la acción tutorial
  • Asesoramiento y apoyo a los tutores
  • Elaboración y revisión del PAT
  • Atención directa a alumnos
  • Atención a padres
  • Asesoramiento en los procesos de evaluación

ÁMBITO:    APOYO AL PLAN DE ORIENTACIÓN ACADÉMICA Y PROFESIONAL

  • Colaboración con la Jefatura de Estudios en la coordinación del POAP
  • Asesoramiento y apoyo a tutores y otros profesores
  • Elaboración y revisión del POAP
  • Atención directa a alumnos
  • Atención a padres

ÁMBITO:    APOYO A LOS PROCESOS DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE

  • Actuaciones en el Programa de Diversificación Curricular
  • Actuaciones relacionadas con la atención a los ACNEEs
  • A atención a los Alumnos con Necesidades de Compensación Educativa ANCEs
  • Colaboración en la detección y prevención de problemas de aprendizaje
  • Colaboración en la prevención y tratamiento del absentismo escolar
  • Participación en la Comisión de Coordinación Pedagógica
  • Asesoramiento en la elaboración  y revisión de los proyectos curriculares